ültimos cursos planificados: Sesiones grupales Trastornos de alimentación +info
Colaboramos con:
Sersanet

Cursos Realizados:
·Curso del niño herido:
+info
·Taller de Necesidades:
+info

Próximos cursos:
. Corralón "Taller: El camino hacia el cambio"
. Sesiones grupales de trastornos de alimentación
+info

Artículos sobre Psicología

 

Ante un examen, una entrevista,una cita…¿pero que es la ansiedad?
Tecnicamente podriamos decir que es una respuesta psico-fisiologica que contiene un conjunto de sintomas ante situaciones que nos parecen amenazantes, desbordantes o que en general escapan a nuestro control y capacidades.

La opresion en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones, taquicardias..son algunos de sus sintomas mas corrientes.Hay otros menos usuales como : sensacion de irrealidad, despersonalizacion, mareos, sarpullidos…
Esta descripcion puede encontrarse en cualquier manuall de divulgacion psicologica, pero nuestra intencion es llegar mas alla…
La ansiedad es basicamente la forma fisiologica que adquiere el miedo.
Cuando decimos tengo ansiedad nos quedamos atrapados por la palabra, en lo sintomatologico buscamos una solucion medicamentosa que alivie o elimine los sintomas y con ello evitamos ir al origen del problema.Esto obedece a una tendencia social y cultural de evitacion del problema. Solemos recurrir a medidas que eviten los sintomas eludiendo asi el esfuerzo que supone la toma de conciencia de nuestros miedos, del modo en que enfrentamos las cosas, en definitiva de la responsabilidad con que asumimos nuestras vidas.
Un abordaje amplio e integral de la ansiedad implica tomar conciencia de nuestros miedos, las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, nuestras capacidades y limitaciones y mirar directamente los origenes causantes de la misma.Es por tanto un vivir consciente no automatizado de la vida.
Cuando se presenta portanto una situacion de ansiedad esta puede a traves de este modo de encararlo convertirse en un gran acto de crecimiento y conocimiento personal.Toda una oportunidad para mejorar nuestra vida y la imagen que tenemos de nosostros mismos en una toma de contacto real de nuestras posibilidades y recursos, comenzando a configurar asi una nueva forma de entender la vida en la que todo lo que nos suceda llegue a ser provechoso y util.

Extraido de un artículo de La Vanguardia:
http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120605/54303448302/pim-van-lommel.html

Foto: Frank Muller Lluís AmiguetLa ciencia ignora o niega cuanto no puede explicar, pero eso no quiere decir que no exista. La vida del doctor Van Lommel es una apuesta por la verdad, por muy inexplicable que parezca, más allá del camino trillado de la ortodoxia. Han pasado diez años desde que hablamos, pero al estrechar su mano en el aeropuerto de Amsterdam (viene de conferenciar en Atlanta) me sonríe como a un viejo amigo y experimento una íntima sensación de paz y seguridad. El doctor Van Lommel se ha asomado al otro lado sin dejarse en éste el sentido común y lo que ha visto es bueno, aunque, para dominarnos, nos hayan infundido el miedo a verlo. Aceptarlo es aceptarnos y sentirse mejor.
Cuando enseñaba Cardiología en el hospital de Arnheim -800 camas- ya investigaba cómo algunos pacientes, tras infarto y muerte clínica, volvían a vivir.

Hasta que en 1986 leí el testimonio de un estudiante de Medicina, George Ritchie, que resucitó tras nueve minutos de muerte clínica. Me impresionó tanto que empecé a estudiar en profundidad esos casos.
¿Tantos había?
En 1988 ya tenía doce episodios incuestionables y creé una red de investigación con otros diez hospitales holandeses. Iniciamos un estudio clínico prospectivo de 344 pacientes, que publicó The Lancet (2001).
Causó un impacto mundial.
Tanto que ya le avancé entonces, cuando usted me entrevistó, que, tras 31 años de cardiología, me iba a dedicar en exclusiva a las experiencias cercanas a la muerte (EDM).
¿Qué hemos aprendido desde el 2001?
Tenemos más preguntas, además de la clásica: ¿si la conciencia es un mero producto del cerebro, cómo puede sobrevivir y explicar la experiencia de la muerte?
¿Qué dice la ortodoxia médica?
Que se trata de meras alucinaciones causadas por la anoxia (carencia de oxígeno).
¿Y qué le dice su investigación?
Si la causa fuera la anoxia, todos los que vuelven a la vida tras la muerte tendrían EDM, porque todos la sufren, pero, en cambio, sólo el 18% tiene esas experiencias.
¿Qué explican sobre ellas?
Coinciden en hablar de recuerdos, cognición y emociones y mantienen la identidad, un punto crucial, porque el ego es el enlace entre la conciencia y el cuerpo.
¿Luces, voces, su vida en un instante…?
Las han experimentado miles de personas, pero no todos las explican por temor a ser tachados de lunáticos o porque creen que las causan la medicación o la enfermedad.
¿Todos experimentan lo mismo?
No todos experimentan todo, pero todos citan algunas experiencias recurrentes que coinciden en un cruce espacio-temporal.
¿A qué se refiere?
Es la revisión de la vida pasada, pero también la futura y presente: algunos, al volver, anticipan sucesos y reinterpretan los ya pasados, así que suelen cambiar de pareja, de trabajo, de existencia, porque han contemplado su vida en conjunto durante su EDM.
¿Cómo son esas visiones?
Inefables, a menudo el lenguaje carece de términos para explicarlas. Una EDM de tres minutos puede requerir semanas de testimonio en el que no se repite un solo episodio. El tiempo, como le decía, transcurre de un modo único en síntesis con el espacio y una constelación de familiares y afectos.
Por ejemplo.
Un paciente refiere cómo en su EDM había visto a un señor desconocido sonriéndole. Diez años después, su madre agonizante le reveló que él era hijo de una relación extramarital y le mostró una fotografía de su padre biológico, asesinado en un campo de concentración: era aquel señor sonriente.
¿Cómo sabe que esos pacientes clínicamente muertos siguen conscientes?
Lo prueban cientos de casos. En Conciencia más allá de la vida explico el de un hombre de 43 años que nos llegó cianótico, frío, sin tensión y con las pupilas dilatadas. La enfermera le extrajo la dentadura postiza y la depositó en un cajón. Resucitó inexplicablemente tras un largo coma y preguntó por sus dientes.
Si estas vivo, resultan muy útiles.
Reconoció, al verla, a la enfermera y le pidió que se los devolviera. Ella nos llamó alarmada y entonces el paciente nos relató en detalle lo que habíamos dicho y hecho cuando llegó muerto a urgencias del hospital.
¿Y usted qué cree?
Nuestra conciencia no es más que un retransmisor para esta dimensión de nuestro ser en varias. Es como una radio que, mientras vivimos aquí, sintoniza con este universo. Nuestra muerte sólo es un cambio de conciencia, una transición. Sólo morimos en una dimensión para pasar a otras.
¿Es una convicción religiosa?
Es física cuántica. Yo no soy creyente. Muchas religiones se han acercado a esa realidad con técnicas de paso entre esas dimensiones, como la meditación o el misticismo.
¿Cómo lo sabe?
Porque estudio casos -me consultan decenas cada día- y las experiencias son recurrentes y concurrentes: confluyen tiempo -pasado, presente y futuro: tienen visiones- y espacio en sensación de unidad.
Y esos testimonios de cada día coinciden con los relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santos desde hace siglos.

¿Todo está conectado?
Ven la luz (los niños me cuentan que un ángel; los ateos hablan de “una energía” y los creyentes, de Dios). Todos se refieren a lo mismo y que en ello se sienten integrados.
¿Por qué la ciencia lo ignora?
Hasta ahora, la mecánica cuántica demuestra que la luz consta de partículas que al mismo tiempo son ondas -creo que nuestra conciencia las retransmite- dependiendo del estado del observador.
La experiencia de lo objetivo, al fin, depende de tu estado subjetivo.
Así que, desde los gurús milenarios hasta los físicos cuánticos, cuando asumes tu transición sin miedo experimentas un anticipo de esa sensación de plenitud.

Entrevista a: Stella Maris Maruso, terapeuta que aplica la psiconeuroendocrinoinmunología:

Mujer, 55 años. Nació en Buenos Aires, donde vive. Educa a personas que atraviesan crisis severas. Casada y ha criado cuatro hijos.
¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante.
¿Dios? No es religiosa,  más bien espiritual.
¿Cómo los ayuda? No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir.

De morir bien.
¿Qué es morir bien?
Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora.
descárgate la presentación en powerpoint aquí
Sobre la dependencia se ha escrito mucho desde diferentes aspectos. No se puede negar que todos experimentamos el afecto, las emociones y los sentimientos, dependiendo de la manera cómo nos comportamos. Cuando esto se manifiesta da origen a la dependencia que llamamos emocional, que si no se sabe manejar, puede originar serios problemas que pueden dar paso a desequilibrios físicos y psíquicos, si la dependencia afectiva no se ha podido controlar.
La Dependencia Emocional es un trastorno de la personalidad enmarcado dentro de las dependencias afectivas. Sin embargo, para otros autores, se trata de un trastorno adictivo, en el que el objeto que provoca la adicción es la relación de pareja, y su objetivo es llenar un vacío en el sujeto que la padece. Se relaciona con las emociones y la capacidad/calidad para establecer vínculos significativos con otras personas.
La dependencia emocional es un patrón crónico de necesidades emocionales insatisfechas desde la infancia que ahora de adultos buscamos satisfacer, mediante relaciones interpersonales muy estrechas.
El dependiente emocional continuamente se encuentra sufriendo graves necesidades emocionales, principalmente de falta de afecto. No espera o busca cariño porque nunca lo ha recibido y tampoco por esa misma razón esta capacitado para darlo. Simplemente se apega a alguien que idealiza. Su deficiente autoestima le provoca fascinación al encontrar una persona tremendamente segura de sí misma, con cierto nivel de éxito o capacidades, a veces más supuestas que reales. Entiende el amor como “apego”, enganche, sumisión, admiración a la otra persona y no como un intercambio recíproco de afecto
Necesitan excesivamente la aprobación los demás.
 Por supuesto, a medida que el vínculo es más relevante la necesidad es mayor, pero también hay cierta preocupación por “caer bien” incluso a desconocidos. Este es uno de los rasgos más molestos en estas personas, motivo frecuente de enfados y rupturas. La necesidad de la pareja (o del amigo, hijo …) es realmente una dependencia como se produce en las adicciones, lo que genera que el otro sujeto se sienta con frecuencia invadido o absorbido. El dependiente emocional quiere disponer continuamente de la presencia de la otra persona como si estuviera “enganchado” a ella.
Generalmente adoptan posiciones subordinadas a las relaciones, que se pueden calificar de “relaciones asimétricas”. Su papel se basa en complacer el inagotable narcisismo de sus parejas, pero lo asumen siempre que sirva para preservar la relación. Esta característica ha sido muy estudiada en la investigación sobre la personalidad conducen al dependiente emocional a una continua y progresiva degradación.
Esta subordinación es un medio, y no un fin. Es importante diferenciar la subordinación altruista, que puede darse en personalidades abnegadas o en codependiente, de la egoísta, que es la que aparece aquí. Los dependientes emocionales dan para recibir por su terrible anhelo de mantener la relación, como el jugador patológico gasta todos sus ahorros por la irresistible necesidad de continuar jugando.

Sus relaciones no llenan el vacío emocional que sufren, pero sí lo atenúan. Las parejas que forman suelen ser tan insatisfactorias como patológicas porque no se produce un intercambio recíproco de afecto, responsable del incremento de la autoestima y de la calidad de vida de sus componentes. Sin embargo, estas personas están tan poco acostumbradas a amar y a ser queridas que no esperan cariño de su pareja, simplemente se enganchan obsesivamente a ella y persisten en la relación por muy frustrante que sea. La rotura les supone un auténtico trauma, pero sus deseos de tener una relación son tan grandes que una vez han empezado a recuperar buscan otra con el mismo ímpetu. A pesar de lo patológico e insatisfactorio de este tipo de relaciones, el trauma que supone la ruptura es verdaderamente devastador, y constituye a menudo el acontecimiento precipitante de episodios depresivos mayores.
Presentan cierto déficit de habilidades sociales. Su baja autoestima y constante necesidad de agradar impide que desarrollen una adecuada asertividad. Además, si su demanda de atención hacia otra persona llega a ciertos límites, pueden manifestarse sin importar.
La relación conduce a una continua y progresiva degradación: Soporta desprecios, maltrato físico o emocional y humillaciones. No recibe verdadero afecto, sus propios gustos e intereses son relegados a un segundo plano.
Vive preocupado por caer bien, incluso a personas que ve por primera vez o desconocidos, se empeña en lucir una buena apariencia. Expresa de distinta manera sus demandas de atención y afecto: haciendo regalos o favores que no le piden, preocupándose y estando pendientes de los demás, etc.

Los insultos poseen  un enorme poder destructivo. La crítica, el juicio, hacia una persona desde el insulto, sobre todo si es un niño, tiene la capacidad de minar la confianza que este tiene en sus progenitores y en la vida.
Acaba constituyendo un abuso de poder y un atentado directo contra su dignidad.  La vergüenza y la infravaloración suelen ser las consecuencias a largo plazo de los insultos.
Cuando estos comportamientos son reiterados, el niño en su incapacidad para cuestionar lo que se le dice acaba creyendo estos mensajes y puede integrarlos en sí mismos como si fuera parte de sus características personales, dando lugar a una vergüenza enfermiza y a una tendencia a esconderse tras apariencias o máscaras o a aislarse.
Una familia sana proporciona a sus miembros espacios de seguridad, autenticidad y crecimiento, en los que no caben atentados contra la confianza ni apuestas por el miedo

Los problemas o dificultades relacionadas con la ansiedad son la causa del mayor número de consultas clínicas en la actualidad.

La ansiedad ha acompañado y ha estado presente en la vida del hombre desde los orígenes de los tiempos y posiblemente es la responsable de que hayamos superado muchas dificultades a lo largo de nuestra historia evolutiva. ¿Cómo puede ser eso?

La ansiedad genera un estado de alerta, que hace que quien la padece en un nivel elevado esté buscando todo el tiempo señales de peligro o amenaza en el entorno.

 

Posiblemente este estado de ansiedad en otros tiempos, haya sido el que nos ha permitido divisar al enemigo, localizar a un predador o no caer en una trampa.

 

La vida del hombre ha cambiado, y con ella nuestro entorno.

Hoy no corremos el peligro de ser comido por un león, o caer en una trampa hecha por cazadores, sin embargo existen otros riesgos que a pesar de demandar una respuesta diferente por parte del individuo siguen generando la misma respuesta a nivel emocional que en tiempos remotos.

 

Podemos pensar en un exámen, una prueba importante, el vencimiento de una deuda económica para la que no tenemos recursos, el nacimiento de un hijo, es decir, cualquier evento puede terminar convirtiéndose en causa de ansiedad.

 

A pesar de que nuestro entorno ha cambiado tanto y tan rápido en los últimos años, nuestra forma de responder a lo que tememos (nuestro sistema límbico) no se ha modificado a la par.

 

 

Ante situaciones generadoras de ansiedad reaccionamos de la misma manera que solíamos hacerlo frente a un león, por decirlo de otra manera, ante el vencimiento de una hipoteca la respuesta es de huida, ataque o hacernos los muertos (inmovilidad o parálisis).

Obviamente, esta respuestas ya no son efectivas para solucionar nuestros desafíos actuales, de nada nos sirve huir, atacar, ni mucho menos hacernos los muertos.

 

Según algunos modelos explicativos, la evaluación de la demanda por parte del entorno y pensar que no tenemos recursos para afrontarla es una posible fuente de estrés y ansiedad.

 

Otros modelos explicativos de la ansiedad hacen hincapié en distintas formas de aprendizaje (condicionamiento clásico u operante)

 

El problema surge cuando el nivel de ansiedad se dispara y dificulta nuestra forma de vida habitual.

 

Posiblemente todos conocemos a alguien que presenta dificultades para coger el metro, fobia a las palomas o a algún otro animal (Fobias específicas) e incluso quienes por no entrar a un ascensor suben hasta el séptimo piso por la escalera.

No es raro tener entre nuestros conocidos a alguien que todo el tiempo esta esperando que algo terrible suceda, o con un nivel de activación nerviosa por encima de lo normal que hace que ante cualquier circunstancia o contratiempo “explote” de forma desproporcionada.

Lo cierto es que estas dificultades no necesariamente tendrían que representar un problema siempre, si no fuera por que uno trabaja en un edificio de oficinas en el piso doce, o porque en el viaje hacia casa demoramos una hora más que si lo hubiésemos realizado en metro o por que nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos comienzan a verse afectadas.

 

Las cosas se complican mas aún cuando el vernos imposibilitados para realizar determinadas conductas termina generando en uno un sentimiento de ineficiencia o poca valía que nos va sumiendo en una espiral de pensamiento circular que corroe nuestra autoestima y nuestra confianza en nosotros mismos.

 

Puede llegar un momento en que no sepamos realmente cual es la causa que genera el malestar que sentimos. Pero que no percibamos la causa no quiere decir que no se pueda llegar a ella a través del trabajo y la labor terapéutica.

 

En Clínica Paradigma XXI trabajamos para que la ansiedad no continúe siendo un problema en su vida.

Disponemos de un equipo de especialistas, experimentados en el tratamiento de los trastornos de ansiedad y conocedores de las técnicas psicoterapéuticas más eficaces, efectivas y eficientes.

 

No dude en ponerse en contacto con nosotros. No permita que la ansiedad se haga dueña de su vida y determine lo que usted puede o no puede hacer.

Dese una oportunidad.

Venga a visitarnos.

CURACION CON LA ORACION. MEDICOS PRUEBAN EL PODER DE LA ORACIÓN

En un nuevo estudio de 990 pacientes con afecciones coronarias en MISSOURI, se ha demostrado la eficacia de las oración en la evolución positiva de una enfermedad. Los médicos parecen no tener una explicación científica aceptable. Se han hecho numerosos estudios sobre el posible efecto de las creencias y prácticas religiosas de un paciente en la evolución de su enfermedad y de la práctica inmemorial de los grupos de amigos y familiares que oran por su ser querido.
Se llevó a cabo un experimiento en el hospital de Saint Lukes de Kansas City (Missouri)USA cuyos resultados han sido publicados en la revista “Archives of Internal Medicine” de la Asosciaciòn Médica de EU. Los pacientes no sabían que que había personas que con sus rezos estaban “trabajando espiritualmente a su favor, ni los que rezaron conocían al paciente.


Se obtuvo es una prueba del principio de que la plegaria de intercesión si, establece una diferencia, dijo EFE Williams Harris, quien dirigió el estudio. Se concluyó que se requiere mayor investigación científica. El Capellán del hospital, Jerry Kolb, dijo a EFE”después de este estudio se cree en que la oración da resultados, pero el porqué de los resultados no se sabe.”Hay que dejar esto en manos de Dios”. Nadie sabe la respuesta.
El hospital incluyó en el experimento a 990 personas que en un período de doce meses ingresaron sucesivamente en la unidad coronaria para recibir atención de más de 24 horas.
Los científicos repartieron a esos pacientes al azar en dos grupos: 524 recibieron toda la asistencia médica habitual en sus casos, mientras que que los otros 446 formaron el grupo de voluntarios , 75 divididos en 15 grupos, oraron 4 veces al día durante una totalidad de 28 jornadas.
Los médicos elaboraron una planilla de control que asignó puntos a los tipos de tratamientos e intervenciones que requerían los 990 pacientes Al término del estudio se comprobó que el grupo de pacientes que oraron voluntarios tuvo una puntuación más baja,esto es menos intervenciones médicas que el grupo de control que solo recibió asistencia médica normal.
Epperly de EFE dijo que no existe un grupo control real, porque nadie sabe si alguno de los que no estaban en la lista de oración tenían a un familiar que rezara por ellos.
Segun Harris ,dice que lo único que se ha demostrado es la eficacia de la oración en el grupo elegido para que los voluntarios rezaran, con un resultado diferente para los pacientes por los que no se rezó. Mas allá de eso no hay respuesta. Como cristiano este dice”Que Dios Nos dice en la Biblia que oremos por el prójimo. En ausencia de la posibilidad de la autosugestión del paciente o del impacto emocional del la reacción personal entre el paciente y los oradores se abre la incóginta de si las plegarias cambian los designios de Dios.
El Capellan Kolb dijo ”Esta es una ocasión donde reconocemos el misterio que es Dios” Epperly también señaló que está lo que los científicos llaman la intencionalidad de distancia y en física se denomina, la causalidad no local” y agregó es el hecho de que algo o alguien puede tener influencia sobre un objeto o una persona a gran distancia.
El anhelo de felicidad, profundamente radicado en el corazón humano, ha sido acompañado desde siempre por el deseo de obtener la liberación de la enfermedad y de entender su sentido cuando se experimenta. Se trata de un fenómeno humano que, interesando de una manera u otra a toda persona, encuentra en la Iglesia una resonancia particular. En efecto, la enfermedad se entiende como medio de unión con Cristo y de purificación espiritual y, por parte de aquellos que se encuentran ante la persona enferma, como una ocasión para el ejercicio de la caridad. Pero no sólo eso, puesto que la enfermedad, como los demás sufrimientos humanos, constituye un momento privilegiado para la oración: sea para pedir la gracia de acoger la enfermedad con fe y aceptación de la voluntad divina, sea para suplicar la curación. La oración que implora la recuperación de la salud es, por lo tanto, una experiencia presente en toda época de la Iglesia, y naturalmente
lo es en el momento actual. Lo que constituye un fenómeno en cierto modo nuevo es la multiplicació n de encuentros de oración, unidos a veces a celebraciones litúrgicas, cuya finalidad es obtener de Dios la curación, o mejor, las curaciones. En algunos casos, no del todo esporádicos, se proclaman curaciones realizadas, suscitándose así esperanzas de que el mismo fenómeno se repetirá en otros encuentros semejantes. En este contexto a veces se apela a un pretendido carisma de curación.
Semejantes encuentros de oración para obtener curaciones plantean además la cuestión de su justo discernimiento desde el punto de vista litúrgico, con particular atención a la autoridad eclesiástica, a la cual compete vigilar y dar normas oportunas para el recto desarrollo de las celebraciones litúrgicas.
Ha parecido, por tanto, oportuno publicar una Instrucción que, a norma del can. 34 del Código de Derecho Canónico, sirva sobre todo para ayudar a los Ordinarios del lugar, de manera que puedan guiar mejor a los fieles en esta materia, favoreciendo cuanto hay de bueno y corrigiendo lo que se debe evitar. Era preciso, sin embargo, que las disposiciones disciplinares tuvieran con punto de referencia un marco doctrinal bien fundado, que garantizara su justa orientación y aclarara su razón normativa. Con este fin, la Congregación par la Doctrina de la Fe, simultáneamente a la susodicha Instrucción, publica una Nota doctrinal sobre la gracia de la curación y las oraciones para obtenerla.


Cerebro y curación
Los científicos están aprendiendo más y más sobre la forma en que varias partes de nuestra mente estan conectadas a procesos fisiológicos de nuestro cuerpo.
En muchos aspectos ésto ya es milagroso. Es realmente maravilloso que nuestros cuerpos hayan sido creados de forma que puedan ser “conectados” por Dios. Existen conexiones directas entre el cerebro (centro de nuestra voluntad y de nuestra fe) y los sistemas curativos descritos más arriba. Sabemos que el cerebro está comunicándose continua e inconscientemente con el sistema inmunológico, con el cardiovascular y con otros órganos importantes del cuerpo mediante la liberación de hormonas y otras sustancias de las células nerviosas. Un intricado sistema de los nervios del cerebro se extiende a través de la columna vertebral directamente a los nódulos linfáticos, el bazo y la médula, origen primario y de mantenimiento del sistema inmune.
El cerebro también puede comunicarse con las células inmunológicas de la sangre por medio de hormonas y otras proteínas llamadas citoquinas. Las células inmunológicas, a su vez, envían mensajes químicos de vuelta al cerebro completando un intricado lazo de retroalimentación. El cerebro también envía mensajes a la espina dorsal para acelerar o disminuir la transmisión de impulsos dolorosos. Por tanto parece evidente que los caminos anatómicos existen para que el cerebro pueda dirigir el impacto de la experiencia del dolor y la rápida recuperación de infecciones, y otras enfermedades, incluso de la cicatrización después de la cirugía o accidentes.
Estas conexiones con el cerebro y la mente tienen que existir por alguna razón. Hay abundante información científica a favor de que la razón sea el poder conectar nuestra vida psicológica, social y espiritual con nuestro cuerpo físico de forma que trabajen unidos como un todo. Hay que recordar que Jesús no hizo una especial distinción entre mente, cuerpo y espíritu sino que consideró y curó a la gente como personas completas. Quizá lo hizo así porque conocía cómo habíamos sido creadas, puesto que Él ha hecho todas las cosas.


Oracion y curacion
Existe un trabajo de investigación actualmente en marcha que demuestra que la forma en que pensamos y sentimos influye significativamente en el sistema inmunológico, en el ritmo cardiaco y presión arterial, en mejorar la recuperación de una enfermedad. Aún más, otros estudios muestran que ciertas actividades religiosas o espitiruales, como participar en los servicios religiosos, leer las sagradas escrituras, rezar, y otras maneras con expresión religiosa, favorecen el funcionamiento físico. Un estudio reciente de la Duke University ha demostrado que los niveles en sangre de interleukina- 6 (IL-6) estaban muy relacionados con la asistencia a la iglesia. Otro estudio llevado a cabo en la Universidad de Iowa encontró que los niveles de IL-6 en sangre estaban relacionados con situaciones de orden espiritual en personas mayores que se veían sometidas al stress de tener que alterar sus costumbres. Un estudio sobre homosexuales con VIH positivo o con SIDA, realizado en la Universidad de Miami, encontró un mayor número en las células del tipo CD-4 encargadas de luchar contra el virus del SIDA en aquellos hombres más implicados en acudir a servicios religiosos, lectura de la Biblia, oración y meditación. Asímismo, un estudio de la Universidad de Stanford realizado en mujeres con cáncer metastásico de pecho observó que los mayores índices de expresión religiosa tenían una correlación significativa con un mayor número de células tales como linfocitos y otras partes del sistema inmunológico necesarios para la destrucción de las células cancerígenas.
Actualmente también se están realizando nuevos estudios en la Johns Hopkins University buscando los efectos de la oración individual o en grupo sobre el funcionamiento inmunológico en enfermos con cáncer de pecho o con insuficiencia cardiaca. Uno de los estudios ha sido financiado por el National Institute of Health de EEUU y representa el primer estudio sobre los efectos curativos de la oración. En este proyecto se ha escogido al azar un grupo de 80 mujeres afroamericanas con cáncer de mama incipiente y se les ha asignado la intervención de un grupo intensivo de oración o a un control en grupo. Serán estudiadas durante seis meses para valorar su funcionamiento inmunológico y más tarde posibles recidivas y supervivencia en último término.
Finalmente, hemos publicado un trabajo en el American Heart Journal que ha causado cierto asombro. Enfermos sometidos a una intervención coronaria percutánea (ICP) por presentar síndromes coronarios, experimentan una angustia emocional y espiritual que puede ocasionar complicaciones del procedimiento. El estudio realizado por el MANTRA (el Monitoring & Actualization of Noetic Trainings) consideró la posibilidad de aplicar 4 terapias -relajación, imaginería, terapia de contacto y la intercesión de oración desde lejos- a los enfermos del grupo de intervención coronaria aguda. Los enfermos escogidos presentaban síndromes de enfermedad coronaria aguda o de ICP. Se separó a los 150 enfermos en 5 grupos de tratamiento: 4 de terapia Noetic y uno de tratamiento estandar (30 pacientes en cada grupo). Los cuestionarios realizados antes de la ICP reflejaban las creencias religiosas y la ansiedad de los enfermos. Los datos correspondientes a la
hospitalizació n mostraban isquemia post ICP, muerte, infarto de miocardio, paro cardiaco y revascularizació n urgente. Se estudió la mortalidad a los 6 meses de la hospitalizació n. Los enfermos que habían recibido la intercesión de los que habían rezado por ellos habían seguido un curso mejor que aquéllos por lo que no se había rezado.

Actualmente ninguna explicación científica puede aceptar este efecto. Si un estudio posterior, realizado en grupos con mayor número de enfermos, puede demostrar que este efecto es real, ello anunciaría una nueva era en la ciencia.
Por tanto, ya estamos viendo cómo las creencias y prácticas religiosas pueden influir en nuestro cuerpo físico a través de mecanismos científicos conocidos, y quizá desconocidos también. Si Dios decide curar nuestros cuerpos de manera milagrosa e inexplicable, o por caminos fisiológicos designados por Él cuando creó nuestros cuerpos, es ciertamente una curación Divina, fantástica y maravillosa -especialmente si uno es el curado. En último término, lo que no importa, en realidad, es cómo Dios realiza la curación, sino que Él nos ama y desea que seamos un “todo” en cuerpo, mente y espíritu.

Las conductas adictivas ( alcohol, drogas, etc…) se encuentran extraordinariamente extendidas en nuestra sociedad pasando en muchas ocasiones encubiertas en forma de hábitos sociales. Pero ¿cúal es la causa o causas que se encuentran tras esos comportamientos? ¿que es lo que puede afectar a tanta cantidad de personas?…

Podemos decir que en general es el dolor, un profundo e intenso dolor emocional que pasa desapercibido y que se muestra en forma de ansiedad intensa que tiene que ser aliviado a veces de forma impulsiva, incontrolable.


 
A lo largo de nuestra vida especialmente en los periodos más vulnerables ( infancia y adolescencia) podemos llegar a vivir situaciones que resultan desbordantes, ante nuestras capacidades de afrontamiento de modo que podemos llegar a establecer una asociación muy solida entre sentir y sentir dolor, de modo que se activan mecanismos psicológicos de protección con la finalidad de disminuir la intensidad de los sentimientos, después probablemente no volveremos a recuperar nunca más la plena capacidad para sentir.

Esto posteriormente se manifiesta como un vacio, un anhelo de intensidad en el vivir, de algo que no podemos conseguir, con nuestros sentimientos atenuados por el miedo o una ansiedad de naturaleza que nos parece desconocida, así ante este sentimiento podemos llegar a encontrar en ocasiones de modo evitativo o fortuito cualquier cosa que “llene” ese vacío. Así pues encontramos “cosas” que nos dan un respiro temporal , a las que nos agarramos como a un madero en un mar de desesperanzas y sin las cuales creemos que nos ahogaríamos como náufragos.
¿Cuales son las consecuencias de cualquier proceso adictivo? En el alcoholismo por ejemplo se puede ver perfectamente todo el conjunto de daños que una adicción causa: deterioro orgánico, sufrimiento familiar, destrucción de lazos sociales y algo que pasa desapercibido pero que está en el trasfondo del daño más profundo.
El uso de una sustancia adictiva sustituye como una muleta la propia capacidad de enfrentarse al mundo emocional, así un adolescente tímido utiliza el alcohol como desinhibidor de su miedo. Después y por qué resulta fácil lo sigue haciendo, pasados 20 o más años abandonar el alcohol supone encontrarse de golpe con su mundo emocional de los 14 años y eso le aterroriza. Asi pues esto explica porque un porcentaje minúsculo de los adictos al alcohol o a cualquier otra cosa pueden liberarse de ello, por qué hace falta un reaprendizaje en el vivir tus sentimientos y un desarrollo de capacidades que antes no tenía.
La ayuda terapéutico en las adicciones se hace por tanto esencial, ya que ayuda a reconocer la existencia de un problema y afrontar la inmensa, difícil y esperanzadora tarea de los cambios necesarios para afrontar la vida.

El discurso más corto… por Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola.

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son: – Tu Trabajo,- Tu Familia,- Tu Salud,- Tus Amigos y – Tu Vida Espiritual, Y tú las mantienes todas éstas en el aire.

Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.

Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo…..crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno.

Piénsalo !

BRYAN DYSON

Lo dijo el al dejar uno de los cargos más importantes del mundo.

La leyenda de Buca di Beppo implica una reunión encubierta de los principales desarrolladores en un restaurante al estilo de la mafia en de los Estados Unidos. ‘Bucas’ ha sido en más de una ocasión el catalizador para la clave (y en algunos casos considerado insuperable) del desarrollo y ‘humps’ se mueve por encima.

Con cantidades copiosas de comida y vino fluyendo, los jugos creativos de código parecen funcionar con claridad, rápido y con los problemas solucionados. Louis Landry famosamente establecida que vive cerca de Bucas podría conducir a un ciclo de desarrolo más rápido.

Mmmm. Un restaurante con fotos de películas de la mafia como El padrino y fundas de violín apoyados en las cabinas. Hace que te preguntes cosas ¿cierto?

Si Joomla! fuera una aventura comercial, estamos seguros de bucas podría considerar actualmente la construcción de una oficina dentro del edificio!