ültimos cursos planificados: Sesiones grupales Trastornos de alimentación +info
Colaboramos con:
Sersanet

Cursos Realizados:
·Curso del niño herido:
+info
·Taller de Necesidades:
+info

Próximos cursos:
. Corralón "Taller: El camino hacia el cambio"
. Sesiones grupales de trastornos de alimentación
+info

Archivo mensual: julio 2012

 

Ante un examen, una entrevista,una cita…¿pero que es la ansiedad?
Tecnicamente podriamos decir que es una respuesta psico-fisiologica que contiene un conjunto de sintomas ante situaciones que nos parecen amenazantes, desbordantes o que en general escapan a nuestro control y capacidades.

La opresion en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones, taquicardias..son algunos de sus sintomas mas corrientes.Hay otros menos usuales como : sensacion de irrealidad, despersonalizacion, mareos, sarpullidos…
Esta descripcion puede encontrarse en cualquier manuall de divulgacion psicologica, pero nuestra intencion es llegar mas alla…
La ansiedad es basicamente la forma fisiologica que adquiere el miedo.
Cuando decimos tengo ansiedad nos quedamos atrapados por la palabra, en lo sintomatologico buscamos una solucion medicamentosa que alivie o elimine los sintomas y con ello evitamos ir al origen del problema.Esto obedece a una tendencia social y cultural de evitacion del problema. Solemos recurrir a medidas que eviten los sintomas eludiendo asi el esfuerzo que supone la toma de conciencia de nuestros miedos, del modo en que enfrentamos las cosas, en definitiva de la responsabilidad con que asumimos nuestras vidas.
Un abordaje amplio e integral de la ansiedad implica tomar conciencia de nuestros miedos, las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, nuestras capacidades y limitaciones y mirar directamente los origenes causantes de la misma.Es por tanto un vivir consciente no automatizado de la vida.
Cuando se presenta portanto una situacion de ansiedad esta puede a traves de este modo de encararlo convertirse en un gran acto de crecimiento y conocimiento personal.Toda una oportunidad para mejorar nuestra vida y la imagen que tenemos de nosostros mismos en una toma de contacto real de nuestras posibilidades y recursos, comenzando a configurar asi una nueva forma de entender la vida en la que todo lo que nos suceda llegue a ser provechoso y util.

Yo ya no me acuerdo si los sufro

 

¿Cómo se llama esa película en la que sale esta artista que es guapísima,muy linda?… ¡ Sí, hombre !, la alta, de pelo chino, que salió alguna vez con este actor maravilloso que se llama, que salió en una obra de teatro muy famosa. ¿ya sabes cuál digo, no?

mira el resto del video para continuar la historia o bién descárgate el powerpoint:

MIRNYPILATESPARAELCEREBRO_

Extraido de un artículo de La Vanguardia:
http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120605/54303448302/pim-van-lommel.html

Foto: Frank Muller Lluís AmiguetLa ciencia ignora o niega cuanto no puede explicar, pero eso no quiere decir que no exista. La vida del doctor Van Lommel es una apuesta por la verdad, por muy inexplicable que parezca, más allá del camino trillado de la ortodoxia. Han pasado diez años desde que hablamos, pero al estrechar su mano en el aeropuerto de Amsterdam (viene de conferenciar en Atlanta) me sonríe como a un viejo amigo y experimento una íntima sensación de paz y seguridad. El doctor Van Lommel se ha asomado al otro lado sin dejarse en éste el sentido común y lo que ha visto es bueno, aunque, para dominarnos, nos hayan infundido el miedo a verlo. Aceptarlo es aceptarnos y sentirse mejor.
Cuando enseñaba Cardiología en el hospital de Arnheim -800 camas- ya investigaba cómo algunos pacientes, tras infarto y muerte clínica, volvían a vivir.

Hasta que en 1986 leí el testimonio de un estudiante de Medicina, George Ritchie, que resucitó tras nueve minutos de muerte clínica. Me impresionó tanto que empecé a estudiar en profundidad esos casos.
¿Tantos había?
En 1988 ya tenía doce episodios incuestionables y creé una red de investigación con otros diez hospitales holandeses. Iniciamos un estudio clínico prospectivo de 344 pacientes, que publicó The Lancet (2001).
Causó un impacto mundial.
Tanto que ya le avancé entonces, cuando usted me entrevistó, que, tras 31 años de cardiología, me iba a dedicar en exclusiva a las experiencias cercanas a la muerte (EDM).
¿Qué hemos aprendido desde el 2001?
Tenemos más preguntas, además de la clásica: ¿si la conciencia es un mero producto del cerebro, cómo puede sobrevivir y explicar la experiencia de la muerte?
¿Qué dice la ortodoxia médica?
Que se trata de meras alucinaciones causadas por la anoxia (carencia de oxígeno).
¿Y qué le dice su investigación?
Si la causa fuera la anoxia, todos los que vuelven a la vida tras la muerte tendrían EDM, porque todos la sufren, pero, en cambio, sólo el 18% tiene esas experiencias.
¿Qué explican sobre ellas?
Coinciden en hablar de recuerdos, cognición y emociones y mantienen la identidad, un punto crucial, porque el ego es el enlace entre la conciencia y el cuerpo.
¿Luces, voces, su vida en un instante…?
Las han experimentado miles de personas, pero no todos las explican por temor a ser tachados de lunáticos o porque creen que las causan la medicación o la enfermedad.
¿Todos experimentan lo mismo?
No todos experimentan todo, pero todos citan algunas experiencias recurrentes que coinciden en un cruce espacio-temporal.
¿A qué se refiere?
Es la revisión de la vida pasada, pero también la futura y presente: algunos, al volver, anticipan sucesos y reinterpretan los ya pasados, así que suelen cambiar de pareja, de trabajo, de existencia, porque han contemplado su vida en conjunto durante su EDM.
¿Cómo son esas visiones?
Inefables, a menudo el lenguaje carece de términos para explicarlas. Una EDM de tres minutos puede requerir semanas de testimonio en el que no se repite un solo episodio. El tiempo, como le decía, transcurre de un modo único en síntesis con el espacio y una constelación de familiares y afectos.
Por ejemplo.
Un paciente refiere cómo en su EDM había visto a un señor desconocido sonriéndole. Diez años después, su madre agonizante le reveló que él era hijo de una relación extramarital y le mostró una fotografía de su padre biológico, asesinado en un campo de concentración: era aquel señor sonriente.
¿Cómo sabe que esos pacientes clínicamente muertos siguen conscientes?
Lo prueban cientos de casos. En Conciencia más allá de la vida explico el de un hombre de 43 años que nos llegó cianótico, frío, sin tensión y con las pupilas dilatadas. La enfermera le extrajo la dentadura postiza y la depositó en un cajón. Resucitó inexplicablemente tras un largo coma y preguntó por sus dientes.
Si estas vivo, resultan muy útiles.
Reconoció, al verla, a la enfermera y le pidió que se los devolviera. Ella nos llamó alarmada y entonces el paciente nos relató en detalle lo que habíamos dicho y hecho cuando llegó muerto a urgencias del hospital.
¿Y usted qué cree?
Nuestra conciencia no es más que un retransmisor para esta dimensión de nuestro ser en varias. Es como una radio que, mientras vivimos aquí, sintoniza con este universo. Nuestra muerte sólo es un cambio de conciencia, una transición. Sólo morimos en una dimensión para pasar a otras.
¿Es una convicción religiosa?
Es física cuántica. Yo no soy creyente. Muchas religiones se han acercado a esa realidad con técnicas de paso entre esas dimensiones, como la meditación o el misticismo.
¿Cómo lo sabe?
Porque estudio casos -me consultan decenas cada día- y las experiencias son recurrentes y concurrentes: confluyen tiempo -pasado, presente y futuro: tienen visiones- y espacio en sensación de unidad.
Y esos testimonios de cada día coinciden con los relatos de la mística y las visiones de profetas, gurús y santos desde hace siglos.

¿Todo está conectado?
Ven la luz (los niños me cuentan que un ángel; los ateos hablan de “una energía” y los creyentes, de Dios). Todos se refieren a lo mismo y que en ello se sienten integrados.
¿Por qué la ciencia lo ignora?
Hasta ahora, la mecánica cuántica demuestra que la luz consta de partículas que al mismo tiempo son ondas -creo que nuestra conciencia las retransmite- dependiendo del estado del observador.
La experiencia de lo objetivo, al fin, depende de tu estado subjetivo.
Así que, desde los gurús milenarios hasta los físicos cuánticos, cuando asumes tu transición sin miedo experimentas un anticipo de esa sensación de plenitud.

LA VIDA ES UN ESPEJO

Ghandi  WikipediaLe preguntaron a Mahatma Gandhi, ¿cuáles son los factores que destruyen al ser humano?…

Él respondió así:

La Política sin principios,

el Placer sin compromiso,

la Riqueza sin trabajo,

la Sabiduría sin carácter,

los Negocios sin moral,

la Ciencia sin humanidad y

la Oración sin caridad.

La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable;

que las personas están tristes, si yo estoy triste;

que todos me quieren, si yo los quiero;

que todos son malos, si yo los odio;

que hay caras sonrientes, si yo les sonrío;

que hay caras amargas, si yo estoy amargado;

que el mundo está feliz, si yo soy feliz;

que la gente es enojona, si yo soy enojón;

que las personas son agradecidas, ¡si yo soy agradecido!

La vida es como un espejo:

Si sonrío, ¡el espejo me devuelve la sonrisa!

O sea, que la actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida, ¡tomará ante mí!

“¡EL QUE QUIERA SER AMADO, QUE AME!”

Entrevista a: Stella Maris Maruso, terapeuta que aplica la psiconeuroendocrinoinmunología:

Mujer, 55 años. Nació en Buenos Aires, donde vive. Educa a personas que atraviesan crisis severas. Casada y ha criado cuatro hijos.
¿Política? Ayudar a los demás a vivir hasta el último instante.
¿Dios? No es religiosa,  más bien espiritual.
¿Cómo los ayuda? No tratando de no morir, sino de vivir hasta morir.

De morir bien.
¿Qué es morir bien?
Vivir hasta el último instante con plenitud, intensamente. Vivir más no es más tiempo, sino sentirte alegre por estar aquí y ahora.
descárgate la presentación en powerpoint aquí

LA RANA SORDA…

ranas en el pozoUn grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo.

Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas.
Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas.
Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inútiles.
Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió.
La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible.
Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía caso seguir luchando.
Pero la rana saltó cada vez con más fuerzas hasta que finalmente logró salir del hoyo.
Cuando salió, las otras ranas le dijeron:”nos da gusto que hayas logrado salir, a pesar de lo que te gritábamos”.
La rana les explicó que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo.

Moraleja

1. La palabra tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo y finalizar el día.
2. Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que lo acabe por destruir. Tengamos cuidado con lo que decimos.
3. Una persona especial es la que se da tiempo para animar a otros.


Una referencia relacionada:
En la NASA, hay un póster de una abeja, que dice así:
“Aerodinámicamente, el cuerpo de una abeja no está hecho para volar; lo bueno es que la abeja no lo sabe”

¿Qué te parece si hacemos oídos sordos a las cosas negativas  que no paran de decirnos y comenzamos a animarnos para que este tiempo sea mucho mejor para todos…?